was successfully added to your cart.

Carrito

PIPPILOTTA, la última ilustración de Paula Domínguez

By 10/11/2020 Ilustraciones

Supongo que si estás leyendo esto, y algo se mueve en tu cabeza (incluso en tu estómago), seas de mi generación. De la generación en que podíamos “elegir” una única cosa para ver en la tele. Por suerte nos encontrábamos con series tan maravillosas como ésta.

Paula Domínguez nos hace volver a nuestra más divertida infancia con su interpretación de PIPPILOTTA

¿Quién es PIPPILOTA?

Personaje de ficción creado en 1941 por la escritora sueca Astrid Lindgren. Éste fue, en principio, un personaje de unas historias que Astrid le contaba a su hija enferma. Un tiempo después, Astrid se fracturó una pierna, y decidió dedicar ese tiempo de convalecencia a escribir su novela basada en las aventuras de Pippilotta.

El 1969 se rodó la serie de televisión que tod@s conocimos y disfrutamos.

Pippi calzaslargas (como se llamó en España) fué interpretado por la actriz Inger Nilsson. La carrera de la actriz comenzó bien temprano, a sus 10 años, representando precisamente a Pippi.

Pippilotta Viktualia Rullgardina Krusmynta Efraimsdotter Långstrump

Ese era el nombre completo de Pippilotta.

Muchacha de 9 años de edad dotada de una gran fuerza, descomunal. Tiene un caballo de lunares llamado “Pequeño Tío” al que puede levantar con una sola mano. También un mono tití llamado “Señor Nilsson”. Es huérfana de madre, y su padre, Efraim Långstrump, es un pirata famoso. Pippi vive en su casa llamada Villa Kunterbunt, acompañada únicamente por sus mascotas. Pelirroja, peinada con sus dos grandes trenzas casi horizontales. Es una niña tremendamente imaginativa y rebelde ante todo convencionalismo. Extravagante hasta el infinito: suele cocinar crepes sobre el suelo, caminar hacia atrás, o dormir con sus pies sobre la almohada, lleva un vestido cosido a retazos, unas botas que le vienen enormes, y calza unas medias de distinto color por encima de las rodillas. Posee además, un baúl con muchas monedas de oro, heredado de su padre, con las cuales compra golosinas o lo cualquier cosa que se le ocurra o que necesite.

Tiene dos amigos, Tommy y Annika, que viven muy cerca suya, y que la acompañan en sus aventuras.

ILUSTRACIÓN DE PAULA DOMÍNGUEZ

Paula nos vuelve a sorprender, y de qué manera.

¿Por dónde empezar…?

Paula nos muestra una Pippi que de primeras nos lleva el corazón a nuestra infancia. No solo es la imagen. Es lo que hay detrás de la misma. Es como si hubiera exprimido al personaje y nos mostrara su más pura esencia.

Pippi está, por supuesto, con su enooorme sonrisa de grandes dientes. Sus grandes ojos azules. Y, como no, su característico pelo pelirrojo en dos súper trenzas prácticamente horizontales. Cara pecosa, muy expresiva. Ropajes tan coloridos como andrajosos. Botas que le están enormes, y las medias, una de cada color. Un personaje de cuidado, así ya, de primeras. Lleva al hombro su mono tití “Señor Nilsson”, que viste su clásico jersey amarillo.

Eso es lo que se vé.

Pero esta ilustración tiene algo que no se ve. Algo que transmite desde algún lugar interno a nosotros mismos. Tiene magia y muchísima fuerza. Es una ilustración que enamora a primera vista. La expresión de Pippi te cautiva, te hipnotiza.

Los colores están empleados con una maestría que resulta complicado quitar los ojos de la imagen. La mirada se pierde en una amalgama de tonos, de cadencias, que provocan que la entrada por los ojos acabe en el estómago en forma de mariposillas.

La fuerza de su rostro, la presencia etérea de texturas imprescindibles, la combinación tan perfecta de colores, todo esto se junta para dar como resultado una de las mejores ilustraciones de Paula Domínguez, artista que no deja de sorprendernos. Artista que no deja de superarse.

Puedes seguirnos y ver todas nuestras novedades en Facebook e Instagram

Leave a Reply

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.